13 ene. 2009

Blanco y Negro


¿Se imagina la repercusión que hubieran tenido hoy las palabras de Vicente Fox cuando dijo que los mexicanos hacían el trabajo que ni los negros querían hacer?

Obama se hubiera puesto negro de coraje y nos hubiera declarado la guerra. Y como dijo el de Todos Santos ¿Dónde meteríamos tanto prisionero de guerra?

A Memo Santillán y a Juan Hernández Paularena le dicen las cebras. Porque son unos burros y se rayaron con el aguinaldo.

Los niños del distrito once creyeron que el diputado Fito Gonzáles vive ahora en el Polo Norte porque nunca volvió a su distrito.

Y además, creen que se convirtió en ganso, “porque se hizo pato” con los regalos, juguetes y dulces.

A propósito de diputados, Amado Cuéllas la bautizaron sus colegas con el apodo de La Esfinge, no habla, no se mueve, no camina y nunca sube a tribuna.

Es mas: creen que alguien la embrujo y la convirtió en faraona egipcia. O en buda. La maldición desaparece por horas cuando cobra su chequecito quincenal.

A la que anda buscando con afán desesperado, el candidato perdedor de Estados Unidos, John Mcain es a Esthela Ponce para que impugne el triunfo el triunfo de Barak Obama.

Estelita, por su parte, contrato a Rodimiro Amaya, para que la asesore en eso de llegar tarde a las impugnaciones.

Asi se publico en DOS MARES semanario que dirige Salvador Salgado Gutierrez

Tintero

Nuestra lectora Sandra Cota nos envía un correo muy interesante. Ojalá que los gobiernos nacional, estatal y municipal se tomen la molestia de leerlo y hagan algo al respecto. Pone el dedo en la llaga sobre un asunto que debe interesarnos a todos: mucho fútbol y poca ciencia leamos.

“El 4 de junio del 2008, Carolina Aranda Cruz, de 11 años, estudiante de quinto de primaria, fue invitada a dar un discurso en el World Trade Center ante cientos de pediatras y del secretario de Salud. Su discurso terminó con una frase devastadora: 'Pobre México nuestro, tan cerca del fútbol y tan lejos de la ciencia'. Algunos extractos de su discurso son apabullantes. Carolina dice:' ¿Por qué apoyar más a los futbolistas que a los científicos? ¿Son mejores personas? ¿Producen mayor riqueza? ¿Nos divierten más? No creo, gracias a los científicos también nos divertimos, ellos inventaron las computadoras, los ipods, los simuladores. Además, salvo algunos casos, los jugadores de fútbol nos hacen ver muy mal mundialmente y nuestros científicos, que nadie apoya, no'. Y en otro segmento de su discurso expone: 'Me da pena que nuestro gobierno y nuestros empresarios inviertan tanto en fútbol y seamos tan malos. Me da pena que inviertan tan poco en ciencia y seamos tan buenos. Tenemos la mejor universidad de Hispanoamérica, según la revista Time, y cada vez le damos menos recursos a la UNAM. ¿Por qué no apoyar a lo que ya dé resultados? Un país que no invierte en ciencia y educación siempre será un país pobre. ¿Queremos un México pobre?' ¡Qué les parece! Carolina le dio al clavo, y por demás, pues tiene razón.Ya lo vimos, por poco perdemos en fútbol con Cuba, país donde ese deporte casi no se juega, y perdimos con Honduras. Pero ejemplos de ésos abundan en la historia del fútbol mexicano. Por otro lado, cabe mencionar otra vergüenza. El discurso de Carolina sólo tuvo eco en un medio de comunicación escrito y en uno televisivo. La pobreza noticiosa de los medios de comunicación también se evidenció. Y las cosas no cambian. Hace más o menos seis años, tres jóvenes mexicanos ganaron medallas de plata y bronce en una olimpiada científica en Dinamarca, donde compitieron 52 países.
Ningún medio de comunicación vio importancia alguna en mencionarlo en algún segmento. Estaban muy ocupados con señalar las medallas de Ana Guevara, de quien también estamos muy orgullosos. Pero tanta diferencia, ¿se vale? Yo pienso que no.La semana que acaba de pasar Televisa llevó a cabo su foro anual llamado Espacio. Creo que cerca de 5 mil universitarios asisten para escuchar a diversos personajes de la vida académica y política. Entre los invitados estuvo el actual director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Juan Carlos Romero Hicks. La ocasión hubiera sido perfecta para hablar sobre los proyectos que tendría el Conacyt para impulsar las oportunidades en la ciencia para los jóvenes, o de las estrategias para desarrollar la tecnología que requiere el país en los próximos años y que podría abrir abanicos de oportunidad para la juventud. Pero no, habló sobre la moral. Yo no tengo nada en contra de la moral, pero hubiera sido moralmente más correcto para el director del Conacyt explicar, presentar o desarrollar temas sobre los cuales cientos de jóvenes en el país están preocupados y que se relacionarían con su futuro como mexicanos con oportunidades.

Huellas

Así lo expresó la presidenta estatal del PRI Esthela Ponce, quien destacó la gran cantidad de municipios y diputaciones locales que se han recuperado en todo el país, especialmente por la indecisión y la falta de liderazgo del partido en el poder. El 2009, agregó, será un año crítico por la recesión económica, la crisis alimentaría y la inseguridad, problemas que el gobierno federal no parece capaz de enfrentar… Hasta la próxima, dios los bendiga a todos.

Asi se publico en DOS MARES semanario que dirige Salvador Salgado Gutierrez

De plano, nuestros políticos divierten más que los payasos del circo Do Portugal. Y los políticos son mejores trapecistas.

Para payasos el Pucha, Luis Armando Díaz, y Víctor Guluarte. Nos hacen reír con sus payasadas pero sobre todo por la seriedad con que las dicen.

El Pucha no necesita pintarse el Rostro, usar peluca de colores, ponerse una pelota en la Nariz y un traje remendado, para hacernos reír.

La gente se ríe cuando aparece un changuito montando el mini-pony más pequeño del mundo. Creen que el jinete es Luis Armando.

Y para trapecistas, tenemos los mejores del mundo. Ricardo Monreal brinco del trapecio del PRI al del PRD, dio un salto mortal y se fue al PT. Que tal.

José Fina Cota brinco, sin red protectora ni nada, del PRI al PRD del PRD al PT, y de nuevo al PRD. Se veía bonito en el trapecio

Adán Ruffo (¡lo recuerdan!) se fue del PRI al PAN. Fue alcalde por el blanqui azul. De ahí paso al PT y termino sirviendo, por unos meses, al PRD de Leonel.

Narciso Agundez, nuestro trapecista estrella, salto del PRI al PAN. Del PAN brinco al PT y término siendo gobernador del PRD.

Alfredo Porras salto del PRI al PRD, fue candidato a gobernador por el PT y termino como compañero de trapecio de Narciso. Benditos políticos mexicanos.