4 dic. 2009

Política en su Tinta


¿Alianza?


Surge un fuerte rumor en la Ciudad de México de que para la elección del nuevo Gobernador del primer domingo de Febrero de 2011 en Baja California Sur haya una gran coalición de los partidos de oposición. Que se están dando una serie de cabildeos entre el PRI, el PAN, el Panal y el Verde Ecologista. Si esta versión es real, entonces se estaría abriendo una gran posibilidad para que, desde hoy y como en el box, le empecemos a dar la "cuenta de protección" al partido amarillo. El único problema que se aprecia es cuál de los partidos será quien encabece el candidato a la gubernatura. En una razón de lógica pura, se tendría que hacer una encuesta por una empresa seria y no como la que le hace las suyas a Narciso Agúndez, para quien este mejor posicionado electoralmente ante la ciudadanía sea quien la encabece. El resultado de la encuesta debe de ser incuestionable y no para servir de pretexto para que algunos inconformes intenten sacar provecho para negociar con los adversarios políticos, léase los perredistas. Es una situación política seria que no debe tener sobresaltos, ni piedras en el camino y mucho menos "caballos de Troya". Debe de ser un proceso nítido, pulcro, inmaculado, sin mancha, para que, al término, se realicen las negociaciones políticas necesarias y convenientes para la selección de las candidaturas a las diputaciones locales y a las planillas que integraran los cinco Ayuntamientos. Las negociaciones administrativas para conformar los organigramas de gobierno serán mas adelante una vez que se logre el principal objetivo: sacar al PRD del poder Ejecutivo estatal. Esta coalición es posible. Es posible siempre y cuando se platique, se negocie con seriedad y se dejen al margen los intereses personales o de grupo. Bueno, estamos en el mes en el cual se vale soñar y se vale expresar los buenos deseos.

El Caimancito


Ahora que tanto el delegado de la Semarnat Marco Antonio González, como el presidente estatal del PRI Ricardo Barroso tocaron el escabroso tema de la ex casa de gobierno El Caimancito, vienen a nuestra memoria tantas historias, tantas vivencias, tantos recuerdos, que hacen imposible borrar ese paradisíaco lugar que se construyó en los tiempos del general Agustín Olachea. Dicen que tiro por viaje el presidente Miguel Alemán atracaba su yate “María Bonita” y disfrutaba de las mejores noches de amor con la Félix. Por cierto, una cocinera del Hotel Los Arcos en la década de los 50, recuerda que cierta ocasión, aburrida de tantos manjares como sólo Baja California Sur puede ofrecer, harta ya de comer langostas, abulones, camarones, caguama y venado, La Doña, mandó al hotel por frijoles de la olla y tortillas de harina. La Nena Morales recuerda que ella misma amasó la harina con que se hicieron los deliciosos discos con manteca que comió María, muy diferentes a los de Sonora, que son de agua. El gran Manolo, aquel extraordinario cocinero de muchos años en El Caimancito (desde los tiempos del general Salinas), recuerda cuando la noche que durmió allí el presidente Echeverría, cómo a la media noche, lo despertaron porque el mandatario quería algo de la cocina. Todo lo que necesitaba, le dijo el presidente a Manolo, era una manzana y con quién platicar porque no tenía sueño. El presidente dijo al guardia que se saliera, y entre mordida y mordida a la rojísima y jugosísima fruta californiana, fue transparente en su conversación. Le habló de sus hijos, de su esposa, de sus amigos y de sus más preciados recuerdos de la juventud. Nada de política. Pero algo que muy poca gente sabe, según Manolo, es que la reina Isabel II de Inglaterra y su esposo el príncipe Felipe, fueron verdaderamente agasajados por el gobernador Alberto Alvarado Arámburo. Las almejas chocolatas fueron la delicia para los propios cocineros del Queen Elizabeth, atracado muy cerca de las playas turquesa de El Caimancito. Aunque el platillo que verdaderamente encantó a la reina y hasta pidió “para llevar” con todo y receta, fue la Cabrilla Empapelada, así con nombre propio, porque no hay pescado más delicioso en el mundo que la cabrilla, sabor parecido al bagre europeo. Son muchas las historias que se pueden contar de El Caimancito. Pero los tiempos cambian. Los populistas, los demagogos que arribaron al poder en 1999, clausuraron la legendaria casa de gobierno, y en menos de un año desparecieron las vajillas finas, lo muebles, las obras de artistas como José Luis Cuevas y Rodolfo Nieto. En una palabra, como lo dijera el joven presidente del PRI, saquearon la casa de gobierno. Después, el gran acontecimiento sería una fiesta de 15 años de la hija del Toñaco Lucero, entonces diputado “de izquierda”, muy leal al gobernador iluminado que sembró el odio y el rencor en Baja California Sur. Los tiempos cambian, sí señor, porque después en El Caimancito solamente hubo francachelas y zafarranchos escenificados por políticos y políticas silvestres, bajo los humos del excesivo alcohol. Prometieron la creación de un acuario, hasta 30 millones de pesos les dieron y después de 10 años, nada. En todos los estados de la República hay casas de gobierno, menos en Baja California Sur. La historia, el significado de El Caimancito para los sudcalifornianos, no debiera enterrarse por decreto.

¿Y el Tribunal?


Existe la posibilidad de que el conflicto del Tribunal Superior de Justicia se resuelva antes de que los diputados locales entren en receso. El martes o jueves el Congreso decidirá si el gobernador aplica el artículo 101, para intervenir en el caos que vive el Poder Judicial. Se habla de la posibilidad de que sea removido el presidente, Humberto Montiel Padilla, en parte responsable de lo que está ocurriendo. Ya es hora de que se resuelva el conflicto y que se regularicen las actividades de ese poder. También urge que la magistrada Guadalupe Elizondo deje de crear problemas. A pesar de que ya no es la presidenta, sigue interviniendo en todo. Y también ya es tiempo de que un sudcaliforniano asuma el cargo de presidente. Una persona originaria del estado que conozca el funcionamiento del Poder Judicial pero que, ante todo, sienta amor por la justicia y sepa aplicarla... Hasta el martes. Dios los bendiga a todos.

Blanco & Negro


Para hacer un “guardadito” el magistrado Valentín Moreno Soria puso una vendimia, en su oficina, de flor de Nochebuena.

¿No será, que presiente, que pronto tendrá una Mala Noche? Porque dicen que el amparo no lo amparara por mucho tiempo.

A ver si es cierto que pronto termina la Tremenda Corte en que esta convertido el Tribunal, con todo y Nananina (Lupita Elizondo).

El personaje de Tres Patines le corresponde a Nacho Bello Sosa y de Rudecindo a Montiel Padilla.

El Movimiento por la Vida, en constante protesta en el Congreso, bautizo a la diputada Treviño Garza, como la “madre del aborto”.

Si el problema es des-penalizar el aborto, la solución es muy práctica: que no usen el pene y asunto arreglado.

El gobernador decidió, obviamente sin consultar a nadie, que rendirá su quinto informe en el nuevo Salvatierra. ¿Tan mal de salud anda?

Todo está bien mientras no se le ocurra a Luis Armando Díaz rendir la protesta en un CENDI o en el psiquiátrico de Chametla.

Para variar, NAM anda presumiendo que donara un terreno de 150 millones de pesos al CRIT pero no dice que ese terreno es del gobierno federal.