11 feb. 2010

Política en su Tinta


Que no se venda

La diputada federal Esthela Ponce, del PRI, propuso ayer en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión que se exhorte al Congreso local para que no se venda Punta Belcher, como lo ha propuesto el gobernador. La propuesta dice, textualmente: PRIMERO.- Se exhorta respetuosamente al H. Congreso del Estado de Baja California Sur, para que en defensa del patrimonio de los sudcalifornianos y en apego a lo mandatado por la Constitución General de los Estados Unidos Mexicanos y el marco normativo que de ella se desprende, tenga a bien resolver como improcedente, la Iniciativa de Decreto mediante el cual el Titular del Ejecutivo del Estado de Baja California Sur, solicita autorización para promocionar, licitar y en su caso, enajenar a título oneroso, una fracción de predio denominado “Punta Belcher”, ubicado en la Isla Bahía Magdalena, del Municipio de Comondú. SEGUNDO. Se solicita al Titular de la Secretaría de Gobernación, en razón de lo mandatado por la Constitución General de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, realice en el marco de su competencia las acciones necesarias para evitar que el predio denominado “Punta Belcher” sea enajenado por el Gobierno del Estado. TERCERO.- Se exhorta respetuosamente al Titular de la Secretaría de Gobernación para que lleve a cabo las gestiones conducentes a efecto de que la Isla Bahía Magdalena sea declarada Área Natural Protegida.

¿Cuál blindaje?

Narciso Agúndez, su vocero oficial, Antonio Alcántar, y el vocero del vocero oficial, el Contralor Pablo Rangel, se desgañitaban al gritar a los cuatro vientos que Baja California Sur tenía un blindaje en contra de la inseguridad, del narcotráfico y del crimen organizado. ¿Cual blindaje dice la ciudadanía? La pregunta viene a colación ya que desde que el Gobierno Federal inicio el combate a los cárteles de la droga hace tres años, en nuestro Estado la Policía Federal ha detenido a poco más de veinte personas que, se afirma, pertenecen a esas agrupaciones delictivas. Es decir, un promedio de siete personas por cada año. Si realmente se tuviera un blindaje de seguridad, iniciando por trabajos de inteligencia policial, esas personas no hubieran tenido acceso a la Entidad. Eso es lo que hasta hoy se sabe y se conoce. Se comenta que las autoridades policiales locales utilizan el argumento de: dejar pasar y dejar hacer. Esta es una acción de gobierno que deja a un lado su corresponsabilidad y los objetivos que se buscan al atacar frontalmente el flagelo de las drogas y lo que estas implican. No se encuentra otra explicación congruente y lógica del porque las personas detenidas vivían y habitaban plácidamente en nuestra ciudad Capital sin que fueran molestadas en lo mas mínimo. ¿Usted cree que las autoridades de alto nivel del gobierno del Estado desconocían su presencia? Es obvio de que no. El supuesto blindaje cayó por los suelos en mil pedazos y el falso argumento del gobernador de que somos un Estado no infiltrado por el crimen organizado. Se puede engañar una vez, pero no siempre.

Tintero

Ya lo entendemos. Se afirma que Narciso Agúndez se opone al desarrollo de la empresa Paredones Amarillos porque tiene intereses aledaños a la zona en donde se pretende desarrollar el proyecto minero. Ahora ya conoce lo que allí existe y a futuro, cuando ya no sea gobernador, le encantaría explotar. Como tampoco se opuso a que se degradaran los humedales y los manglares del Mogote con la operación de Paraíso del Mar porque, adivino usted, también tiene intereses... Hasta mañana. Dios los bendiga a todos.


Blanco & Negro


Nos aclararon que no debe llamarse Festival Internacional del Narco sino la Feria del Cuerno de Chivo.

Dicen que Fernando Gómez Mont renuncio a su partido porque su nutriólogo le dijo: “tienes que dejar el pan”.

Y que el profesional de la nutrición le pregunto: “¿o te quieres parecer a Agustín Carstens, el gordito sin cuello?

Un amigo me hablo por teléfono para saber si ya estaba hirviendo el pozole. Colgó y dijo: “haber si mañana”.

El Mara Salvatruchita de bolsillo, Luis Armando Díaz, confía en ser el candidatito del PRD a gobernador.

Se lurio Víctor Lizárraga cuando alguien le grito: “ese mi campeón”... de faltas en la Cámara de Diputados.

En el café de Lupita Camacho, en el mercado Bravo, surgió el apodo de “El Terapia Intensiva” y se le adjudico a uno de los clientes.

Este columnista fue autorizado por el grupo para enjaretarle el apodo a Leonel Cota Montaño.

Le dicen así porque nomás lo visita un familiar, de 5 a 6 y nada más por el menor tiempo posible. Y sin hablarle.