30 oct. 2009

Política en su tinta


Una mentira más
Rosa Delia Cota Montaño le miente a los paceños una vez más. A lo largo de este año nos decía repetidamente, por conducto de los medios afines a ella, que la Federación le había disminuido las Participaciones por Impuestos Federales, que las transferidas por este concepto al Ayuntamiento de La Paz eran mucho menos que las presupuestadas y que esa era la razón principal por la que se le presentaba un déficit en sus finanzas. Había que echarle la culpa a alguien. No lo pensó dos veces y acuso a la Federación de que tuviera menos ingresos. Pensó que ya la había librado cuando los números, que son fríos, la volvieron a la realidad. En el periodo de Enero a Septiembre de este año la Federación, vía Gobierno del Estado, le ha otorgado al Municipio de La paz casi 13 millones de pesos más de lo inicialmente presupuestado. Es decir, le transfirió mas dinero de lo que Rosa Delia y su equipo de trabajo calculo tener entre Participaciones y Fondos de Aportación Federal en el periodo mencionado. Es una mentira más de la Alcaldesa. Lo que no le ha dicho con certeza a la ciudadanía es que es el Ayuntamiento de La Paz es el que está fallando al hacer su trabajo en relación a los ingresos propios que debe captar o cobrar. Un Municipio no solamente vive y subsiste financieramente de las Participaciones por Impuestos Federales, sino que su responsabilidad es hacerse de ingresos que le son propios como el Impuesto Predial, el de Traslación de Dominio de Bienes Inmuebles, el de Espectáculos Públicos, etcétera, independientemente de otros conceptos de ingresos. Nos comentan que existen contribuyentes que tienen hasta 19 años que no cubren el Impuesto Predial y no se les toca ni con el pétalo de un requerimiento de pago. Es muy fácil echarle la culpa a otros de nuestras propias incapacidades o desatinos administrativos. La Alcaldesa, en el mismo periodo de Enero a Septiembre, recaudo menos en ingresos propios de lo presupuestado por el orden de 33 millones de pesos. En otras palabras, no le ha puesto especial atención al ingreso propio ya que hay que hacer un trabajo arduo, amplio, pesado y, sobre todo, no quiere afectar o molestar a contribuyentes que están rezagados en sus pagos pensando en la próxima elección para que no sea un voto menos para su partido, el PRD. ¿Así o más claro?
Tonto útil

Tal parece que cada vez que el gobernador Agúndez se enoja por los señalamientos en contra, como sucedió apenas ayer con la respuesta “oficial” a las críticas vertidas por la diputada federal Esthela Ponce; cada vez que lo exhiben ante la opinión pública, furibundo ordena a su director de Comunicación Social que elabore un boletín para responder con el nombre de su tonto útil, el contralor inútil Román Pablo Rangel Pinedo. Resulta curioso que las reacciones del gobierno ante sus opositores políticos, especialmente cuando se trata del PRI, no salen de la boca del propio ejecutivo ni del secretario general, sino del contralor inútil y tonto útil del Gobierno del Estado. Podrá decir misa el gobierno de Narciso Agúndez pero no hay punto de comparación entre la enajenación de bienes en los gobiernos priistas y la depredación que han hecho en apenas 10 años los gobiernos del PRD. Nadie se opone a que el desarrollo y el progreso alcancen a Sudcalifornia, sobre todo en la capital del estado, pero vender el Mogote y el Cerro de la Calavera a cuatro pesos el metro cuadrado provocó y seguirá provocando sospechas entre la gente. Porque nadie cree que esos terrenos donde ya se construyen complejos habitacionales y turísticos sean más baratos, mucho más baratos que en Agua Escondida, Laguna Azul, El Cardonal, Lázaro Cárdenas y otras zonas marginadas de La Paz que no cuentan con los servicios elementales. Hay que recordar que nadie le creyó a Leonel Cota que vendió el Cerro de la Calavera en 4 millones de pesos para gastarlos en un solo día pagando la nómina del Ayuntamiento. Nadie le creyó a este ex gobernador que persiste en permanecer vigente, que el Mogote se vendió en 40 millones de pesos. Más bien esa fue la cantidad que Leonel recibió como diezmo, y de dónde sacó unas migajas que les aventó a los entonces diputados del Congreso local para aprobar la sospechosa venta de este símbolo chollero a un particular, Luis Cano, quien ya fue descubierto como prestanombre de la familia de pillos que sigue negociando con lo más exclusivo y caro de nuestras tierras con playa. Se enojan Agúndez y su perrito de presa Antonio Alcántar porque la diputada federal (aunque sufran para nombrarla así) Esthela Ponce les advierte que la nueva enajenación que piensa mayoritear el gobierno, no presenta el valor catastral real ni tampoco el destino de los recursos que se obtendrán. Se enojan porque les dicen que la enajenación de bienes del estado la han gastado en comprar imagen y posicionamiento político ante la debilidad paulatina del PRD en Baja California Sur. Se enojan y por enésima ocasión recurren al contralor inútil y tonto útil, Román Pablo Rangel Pinedo.
Escándalo

Un verdadero escándalo se armó en Los Cabos con los más de 30 funcionarios e integrantes del cabildo viajeros, encabezados por René Núñez, quienes desde el pasado miércoles se encuentran en Puerto Vallarta, con gastos pagados, viáticos y expuestos a los rayos del sol dejando al municipio, sumido en una crisis de autoridad e inconformidades de ciudadanos, empresarios, partidos políticos, siendo el dirigente municipal del PRI el que hizo público este viaje. Lo menos que dejaron suelto es el desorden que se traen con el par vial, las invasiones, la inseguridad, la basura, las aguas negras, los pleitos de grupos e intereses políticos de Luis Armando Díaz y el propio René Núñez. Los desencuentros entre Ernesto Ibarra, Delegado de Cabo San Lucas y Arturo Rosas, director de planeación y desarrollo municipal, con los regidores que responden a Luis Armando Díaz donde lo menos que les han hecho, es llamarles la atención públicamente, auditar y amenazar con despedirlos si no se “hincan” ante el chaparrito, que todavía no entiende que ya no es alcalde y mucho menos que sus espacios de autoridad se han menguado tanto, que ya pocos le hacen caso.
¿Divorcio?

La luna de miel termino entre Esteban Ojeda y su grupo con el gobierno estatal. En un acto que parece de venganza, la SEP los está obligando a volver a las aulas y regresar sueldos no devengados. Los “democráticos” fueron un mal negocio que le costó al gobierno, en un año y medio, 4.4 millones de pesos. El martes, mas detalles.

Blanco & Negro



Mira, pues. Mientras el Peje defiende a los pobres de huarache, su hijo, el Junior, usa tenis que valen 11 mil pesos.

Calderón sacó el Peje que todos llevamos dentro y les empezó a echar a los empresarios. Primero, los narcos. Luego, el sindicato electricista. Uff.

Esteban (didote) está muy empadronado. El simple de Omar Castro quiere ponerlo a trabajar. Ni cuando pobre, menos ahora.

O sea, termino el idilio, se acabo el amor. Tan felices que eran los democráticos cobrando sus sueldazos, no haciendo nada.

En cualquier chico rato, al contralor Rangel, lo van a acusar de usurpación de funciones: como defensor de oficio y vocero extra-oficial. Metiche.

No, en la obra “la Catrina y el chaparrito”, que presentó el IMSS, no actuaron ni Narciso ni Luis Armando.

Suena el teléfono en la oficina de asesores del gobierno. Preguntan por Jumentino.
- ¿Usted sabe dónde está?
- Mire. Ni él sabe dónde está.

Los jóvenes de La Paz añoran al Pucha. Necesitan más expendios, bares y cantinas. Es, un promotor de la… ¡salud!

Pero el hombre anda muy ocupado sirviendo de payaso en San Lázaro, que es su verdadera y autentica vocación.