18 dic. 2009

Política en su tinta


Bancarrota histórica

La Universidad Autónoma de Baja California Sur continua viviendo una "bancarrota" perenne, histórica. Sus egresos son mucho mayores que sus ingresos. Su presupuesto de Ingresos se basa en un 70% en recursos que aporta la Federación y un 30% con dineros que traslada el Gobierno del Estado. El desfasamiento entre el ingreso y el egreso casualmente se empieza a dar al inicio de los gobiernos perredistas. Para nadie es un secreto que la Institución se constituyo en la casa de campaña política de Leonel Cota Montaño hace diez años. También, se comenta entre los docentes y estudiantes, que Jesús Druk, en ese entonces Rector, hizo un manejo irresponsable de los recursos financieros al utilizarlos para sufragar gastos de la propia campaña. De ahí el compromiso de Leonel, al hacerse gobierno, de cumplir ese compromiso con Druk al nombrarlo Secretario de Finanzas, después Secretario de Desarrollo, enseguida diputado local y Presidente del Congreso y ahora, con sus buenas recomendaciones, Oficial Mayor del Tribunal Superior de Justicia. En ese periodo de Jesús Druk se empezó a acrecentar el desequilibrio financiero de la UABCS. Pero al asunto no termina ahí. No, que va. Seis años después, otro Rector, Jorge Vale, se afirma en los pasillos de la Institución, realiza la misma estrategia de su antecesor, pero ahora en la campaña política de Narciso Agúndez. Esta circunstancia hace que Agúndez adquiera un compromiso con Vale y, al asumir el gobierno, lo nombra Secretario de Desarrollo hasta esta fecha. Por supuesto que los desequilibrios financieros de la Institución se acrecentaron. Esta solo es una parte de la historia negra en materia de números de la UABCS. La otra parte es la forma tan irresponsable que esos Rectores autorizaron y firmaron los contratos colectivos de trabajo, tanto de los académicos como de los administrativos, ya que no hicieron el trabajo serio y responsable de gestionar los recursos necesarios con antelación. Estas dos historias hacen un batido de corrupción administrativa, de malos manejos financieros que hacen que la UABCS tenga y tiene una bancarrota permanente. La Institución necesita una reorganización a fondo y, como se aprecia, en los gobiernos perredistas nunca se lograra. ¿Por qué? Porque la quieren seguir utilizando para sus estrategias políticas en menoscabo de lo académico y de lo científico que, al final de cuentas, el resultado es en perjuicio de la sociedad sudcaliforniana. Se requiere una nueva mentalidad en los conductores del Gobierno del Estado y con los amarillos no se dará. ¿Cuál es entonces la solución? Es muy fácil: el voto en las urnas. La ciudadanía es muy receptora de lo que le sucede a su máxima casa de estudios y su juicio será implacable.

El tonto útil

Lo hemos expresado en esta columna. El contralor Román Pablo Rangel Pinedo está de adorno en el organigrama estatal. Un gris personaje que nunca hizo su trabajo en lo que va del sexenio, y que seguramente no va a explicar nada en el Congreso porque la mayoría perredista impidió su comparecencia. Aquí le pusimos el tonto útil, porque cada vez que un dirigente partidista incomoda con señalamientos al gobernador, el que responde (vía la Dirección de Comunicación Social) invariablemente es el contralor del Estado, quien por cierto manifiesta una actitud de gran señor, tal vez por algún complejo no superado. Pero lo que no hace este burócrata inútil es cumplir con su responsabilidad, y vaya que tiene tela de dónde cortar en una administración que se está llenando de aguas negras. Por doquier hay cloacas destapadas ante la opinión pública, léase desvío de recursos en diversas áreas gubernamentales, sin que hasta el momento la Contraloría del Estado haya actuado de acuerdo con su competencia, con su responsabilidad. Al contrario, cuando ha querido asumir tímidamente su papel de cuenta-chiles, los secretarios lo han mandado a freír espárragos como sucedió apenas con Omar Castro Cota, el secretario de Educación que abiertamente (como lo hiciera su correligionario antecesor Víctor Castro) utiliza recursos materiales, financieros y humanos de la SEP para su precampaña hacia la candidatura perredista por la alcaldía de La Paz. Resulta que dadas las recomendaciones de la Auditoría Superior de la Federación, el tonto útil tuvo que comunicar a la SEP que los maestros que no se han presentado en las aulas no deberán recibir sus salarios. El presumidito contralor dijo que habría de “llamar a cuentas” al grupúsculo de profesores que han tomado la sede del SNTE por más de un año y medio, para que regresen los sueldos no devengados. Hasta ahora, lo único que hemos escuchado en la SEP son las carcajadas de Omar, el desaforado precandidato que, según nos cuentan, ya ha realizado actos anticipados de campaña con fondos oficiales. Y como Esteban Ojeda es solamente un esquirol del secretario de Educación, había qué tenerlo contento a él y a su cuadrilla de agitadores. Es decir, aunque no trabajaron durante 18 meses, la SEP les pagó puntualmente (salarios, prestaciones y aguinaldos) lo mismo que recibieron los miles de esforzados y cumplidos maestros que diariamente cumplen una labor patriótica, educando a nuestros hijos. El contralor volvió a demostrar su inutilidad. Otro balconeo más para Román Pablo Rangel Pinedo, que se da el lujo de no comparecer ante los diputados para explicar tanta opacidad, tanta corrupción y tanta impunidad en las esferas gubernamentales.

Tintero

Hay quienes tratan de minimizar los problemas económicos que existen, pero sólo hay que revisar un poco para ver que no todo es miel sobre hojuelas en la administración estatal. En el Tribunal Superior de Justicia, los empleados reclaman sus prestaciones y aguinaldos. En la UABCS, sucede lo mismo. No hay dinero para dar los aguinaldos. Lo que más preocupa es que prácticamente estamos entrando en el último año de gobierno, es decir, el fatídico “Año de Hidalgo”, y conociéndolos, las arcas del erario estarán temblando.
Con esta entrega cerramos el año. Deseamos, de todo corazón, que el Gran Arquitecto del Universo los colme de bendiciones. Que en el hogar haya paz, bienestar y tranquilidad. Y que en sus corazones haya amor, alegría y felicidad. Regresaremos la primera semana de enero, con el favor de Dios.

Blanco & Negro


Dicen mis “amigos” que, en lugar de usar tarjeta de debito, debía usar tarjeta de diabético. Tan lindos, como siempre.

También dicen que las hormigas ya no se me suben por los pies. Que ya se pasaron la voz de que les pegue la diabetes y que una que otra perdió un ojo.

Cuentan que en el Palacio de Cantera, conviven, todos los días Pinky (Narciso) y Cerebro (Luis Armando).

Y que la parejita, como los famosos personajes, intentan conquistar el mundo. Pero le ponen tanto empeño, que están a punto de lograrlo.

Ayer me dijeron “poca luz”, en ingles. Few light (fiu lait) no se oye tan mal. Es más: me gusto. El Nuevo apodo, se lo debo a Pepe Sández.

Desde que llego al Tribunal, Humberto Montiel ha reportado puras pérdidas. ¿Sera, entonces, cierto de que la cabra tira al Montiel?

Los perros paceños andan muy tristes. La CFE ya le entrego la perrera a la presidenta burricipal, Rosa Delia.

Cómo andarán las cosas en el Tribunal Superior de Justicia que hasta los mismos empleados pidieron que se les hiciera justicia.

Y el gobernador se canso de cantarle a Humberto Montiel “diciembre me gusto pa que te vayas”. Ni modo. A ver si en enero.