25 jun. 2010

Política en su Tinta


EL PRI: el regreso

El PRI está de vuelta y de que manera. Según el Gabinete de Comunicación Estratégico que es la empresa de cabecera del grupo Multimedios el cual es dueño entre otras cosas de la revista, periódico y el canal de televisión de Milenio, el PRI ganará abrumadoramente 10 de las 12 gubernaturas en juego en las elecciones del 4 de julio. Las excepciones pudieran ser –por lo competido de las mismas Puebla y Oaxaca en donde no lleva la delantera. Pero se avecinan conflictos postelectorales por lo cerrado de los resultados previstos. El PRI, sin duda, ganará la gran mayoría. Estos resultados son producto de muchos factores que deben ser evaluados detenidamente. Por un lado, el rotundo fracaso de dos gobiernos federales panistas. Tanto Vicente Fox como Felipe Calderón le fallaron a los electores que votaron por ellos. Fox por su evidente incapacidad para lograr el cambio esperado por muchos que terminó en la llamada foxilandia, y Calderón por su derrota anticipada en el frente de combate de la inseguridad y por su rotundo fracaso en la producción de empleos que era su lema principal de campaña. Con ello, el PAN está pagando los platos rotos y para mayor desgracia, está ahora en manos de un atontado presidente nacional de su partido, Cesar Nava, que lo mismo le pega a los de adentro que le rompe puentes al presidente Calderón con los de afuera. La sensación ciudadana es que el PAN no estaba preparado para gobernar y ahí están los hechos a la vista de todos.
La alianza inexplicable

Para terminar de sumar los errores cometidos por el PAN en el gobierno, en lo político armaron una alianza inexplicable y absurda con sus principales detractores que eran los líderes perredistas. Por eso, julio será el mes que la gente evalúe y opine con su voto lo que en verdad piensa acerca de los gobiernos panistas. Por otro lado, tenemos a una izquierda en el PRD perdida en el rumbo y extraviada de sus orígenes. Con Leonel Cota Montaño como presidente nacional de ese partido comenzó la debacle. Leonel apostó todo a la elección de Andrés Manuel López Obrador y terminó hundiendo a su partido en la peor etapa de su historia. Tan mal le fue, que no pudo lograr siquiera dejar como su sucesor a Alejandro Encinas que era el candidato de su grupo y perdió vergonzosamente ante los Chuchos que le ganaron con Jesús Ortega esa elección. Al final, con las dos derrotas de Leonel, se dio la derrota mayor que fue la del propio partido que tuvo que aliarse con los panistas para poder competir en algunos estados. Y por lo visto, no sólo perderán estados gobernados por ellos como Zacatecas y Guerrero, sino que pondrán en riesgo su viabilidad como partido nacional para el 2012. Ante esto, el PRI, que lo mejor que sabe hacer es ganar elecciones, comenzó con Beatriz Paredes a ganar estado por estado. La prueba piloto fue Yucatán, donde con una candidata poco conocida, Ivonne Ortega, dio el campanazo y le ganó la elección a un panista de verdadera prosapia como era Xavier Abreu. Esta experiencia yucateca fue el comienzo de las siguientes victorias en cada una de las elecciones estatales en Campeche, Nuevo León y Querétaro por mencionar algunas.
La definición por Esthela

Por ello, esto que viene en julio en otros estados será un nuevo impulso para pensar también en lo que puede ocurrir en Baja California Sur. Aquí, las condiciones pueden ser muy favorables para que el PRI tenga opción de participar con éxito y ganar incluso la gubernatura. Por lo pronto, la decisión esta ya tomada y la candidata será Esthela Ponce. No sólo porque realizó el mejor trabajo político al interior del tricolor en el estado sino que ha tenido el talento de sumar a las distintas corrientes políticas internas en torno a su proyecto, lo mismo los liceaguistas que valdivistas, igual a los mercadistas que a los manríquistas. Tanto unos como otros están trabajando para una misma cusa: que el PRI gane en febrero del año entrante. Quizás el elemento más notable en ella para verse favorecida, es que Esthela fue la primera y más ferviente promotora para la llegada de Beatriz Paredes como presidenta nacional del PRI y por lo que se sabe, la señora Paredes esas definiciones nunca las olvida. Por eso es que los líderes de los sectores y organizaciones del PRI han cerrado filas con Esthelita y le han pedido a Beatriz Paredes y a sus líderes nacionales que concluyendo el proceso electoral de julio, la prioridad sea la elección de Baja California Sur porque aquí también se puede ganar. Esthela además, representa el verdadero enlace de los priístas con la dirigencia nacional de su partido y es el único puente reconocido que tiene los diferentes gobernadores con el PRI local. Lo mismo se le ve con José Calzada el gobernador queretano, que con su amiga Ivonne Ortega gobernadora Yucateca y ahora, se ha hecho pública su relación personal con el más popular de todos que es el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto, el cual es un factor de recursos y de apoyo real que puede hacer ganar elecciones.
¿Qué falta?

¿Qué le falta al PRI para que esto sea una posibilidad verdadera y de que depende que esto ocurra? En primer lugar, de que el PRD se equivoque en la elección de su candidato y seleccione a quien parece ser el favorito del gobernador pero no de los grupos internos que son los que tienen las distintas bolsas de votos en su poder. Si Narciso Agúndez se empecina en imponer a Luis Armando Díaz como candidato a gobernador no sólo agraviará su pacto no escrito con los Cota Montaño sino que puede generar una verdadera ruptura interna que beneficie directamente al PRI y a sus candidatos. Subestimar los votos fieles a los leonelistas puede costarles muy caro. Aún y cuando han anunciado los perredistas que habrán de elegir a quien encabece las encuestas, todo parece que será una mera simulación para imponer al favorito de los afectos que es además el socio y cómplice de las mayores trapacerías del gobierno en turno como son las constantes invasiones de terrenos que tienen un enorme potencial y valor económico. Si esto ocurre, Leonel Cota, sin duda alguna, será el factor que propicie la desbandada en el PRD ya que con sus dos candidatos en el arrancadero tanto el familiar que es Rosa Delia como el político que es René Núñez, tomará las banderas de Convergencia y se abrirá entonces la oportunidad esperada por los priístas de la entidad.
¿Y Marcos?

Junto a ello, habrá que esperar qué decisión se obliga a tomar a Marcos Covarrubias, el candidato mejor posicionado según las diferentes casas encuestadoras. Va a la cabeza en las encuestas de preferencias ciudadanas. Si Marcos se sale del PRD podría ser el candidato del PAN o de Nueva Alianza y podría convertirse en el futuro gobernador del estado. Por lo pronto, los grupos empresariales que le impulsan le han externado que por donde decida jugarla, apoyarán sus aspiraciones. Para el PRI, lo mejor que pudiera ocurrir sería que en este escenario de ruptura, el PRI jugara con sus propios cuadros y sumar una gran alianza ciudadana… Hasta mañana. Dios los bendiga a todos.

Blanco & Negro


El Parlamento Infantil dio muestra de verdadera democracia. LAD se propuso para diputado y obtuvo 42 votos en contra.

Y eso que los niños nada más son 21. Las niñas lo rechazaron por feo y los niños no lo quisieron “porque no tiene la estatura”.

El perredismo convirtió a Baja California Sur en un pueblo futbolero: con Leonel y con Narciso le ha ido “de la patada”.

No le faltan a uno preocupaciones. Si Luis Armando es candidato ¿de qué va a vivir? ¿Cómo le va a pagar el pueblo tanto sacrificio?

Narciso le mandó decir a su hermano el Tony que se retirara de la contienda por la alcaldía de Los Cabos. ¡Ni madres! le respondió.

O nadie lo pela o ya dejó de hacer tonterías el presidente municipal de Loreto pero nadie habla de Wan-Gui-To

En Comondú, la familia real gobernante vive en la opulencia, al estilo del zar de Rusia, mientras el pueblo sigue igual o peor de pobre.

En el colmo de la ignorancia, Rosabella dijo que “es una vergüenza” que “en La Paz haya tanta diabetes y alta presión arterial”. Me.

Más vergüenza le da a los paceños y a los sudcalifornianos tener políticos rapaces como Leonel y alcaldesas como Osa Delia. ¡A poco no!