25 mar. 2010

Política en su tinta


El error

Creemos, con toda sinceridad, que Narciso Agúndez cometió ayer el error más serio de su administración al impulsar la candidatura de Karim Martínez, para Procurador General de Justicia. Fue otra señal de que la opinión popular le vale, que primero están sus intereses y los de su grupo y que, finalmente, el dolor, la tragedia, el sufrimiento de la familia de Jonathan, no tiene la menor importancia. Auguramos que esto será la gota que derrame el vaso. Pronto lo veremos.

La traición

Y los diputados del PRD, PT y Convergencia, también pasaran a la historia, como traidores a la confianza del pueblo. Prefirieron atender la orden del gobernador que oír el mandato de los ciudadanos y elegir, no al que les ordenaron, sino al mejor. Es decir, a Ramón Meza Verdugo. Los quince diputados adictos a Narciso le dieron la espalda a quienes los eligieron, pensando en que defenderían sus intereses. Pero no fue así. Deberán cargar con la vergüenza para el resto, no solamente de su gestión, sino de su vida.

La indignación

Familiares y amigos de Jonathan se manifestaron ruidosamente ayer en el Congreso. Pedían a gritos que Karim saliera del recinto, que se callara, que no fuera mentiroso, que respetara a los presentes. El líder del Congreso, Ariel Castro, amenazo con sacar, mediante el uso de la fuerza pública a los manifestantes. No se animo. ¿Se imagina el lector lo que hubiera ocurrido? No queremos imaginarlo. Conocida la decisión del Congreso, los familiares de Jonathan y el numeroso grupo que los acompañaba, dijeron que protestarían al más alto nivel nacional. Fue una jornada vergonzosa para todos.

Últimos estertores

Dicen los médicos especialistas que cuando un paciente está en sus últimos momentos, que irremediablemente va a morir, pues, el cuerpo emite una serie de movimientos naturales que son propios de la antesala del fin. Se les llama estertores. Eso es lo que le está pasando a Narciso Agúndez y a su gobierno. Es un paciente en etapa terminal que está invadido de una metástasis que carcome el tejido social de los sudcalifornianos. Su mal es la corrupción, el nepotismo, la falta de claridad en la función de gobierno, la carencia total en la impartición de justicia y el Estado de Derecho, el gobierno de una sola familia, la duda en el origen de sus funcionarios, la invasión de la propiedad privada, mas sus males que les aparezcan en sus últimos días. Los especialistas afirman que la única solución que es efectiva para combatirlas, sin consecuencias secundarias, es el voto razonado en las urnas. La fiebre amarilla afecta sin hacer distingos de credo, color de piel, nivel socio-económico, edad y sexo. La medicina efectiva estará disponible, para vacunarse y evitar ese mal epidémico, el primer domingo de Febrero del año que entra en el cual se renovaran el poder Ejecutivo, los cinco Ayuntamientos y los diputados locales de Baja California Sur. Usted tiene a la mano la solución a este padecimiento: o continúa con ese mal que le afecta su forma de vida, o busca la medicina que erradique, de una vez por todas y para siempre, sus problemas, de su familia y de la sociedad toda. No se necesita receta autorizada por un galeno. La receta esta en sus manos y en su conciencia... Hasta mañana. Dios los bendiga a todos.

Blanco & Negro


Fue tan largo, tedioso y demagogo el discurso de Karim que los manifestantes estuvieron a punto de decirle “cállate, cállate, cállate, que me desesperas”.

Y Ariel, “el Ñoño” Castro, se empeñaba en decir, como en el Chavo del 8 “mírenlos eh, mírenlos eh”.

Karim es el segundo Procurador que unifica a todo un pueblo... pero en su contra. El primero fue González Rubio.

Por cierto que a González Rubio a mucha gente le gustaría verlo con un mono trajecito a rayas, en las cómodas celdas del Cereso.

Y Narciso se echo otro saco de alacranes en el lomo. Cero y van veinte. Y los que se acumulen en el último año.

Al PRD le echaron una palada más de tierra sobre la tumba política que día con día cavan Narciso y su pandillita.

Y los pobres diputados recibieron la señal en sus chips y, queriendo o no, votaron por Karim. Menos la oposición, claro.

Y como en el cuento de Robin Hood, Karim se convertirá en el personaje más odiado que el Sheriff de Nottingham.

No sonría: se elabora ya el documento en que se pedirá la desaparición de poderes de Baja California Sur. A ver, suelte la carcajada.